Pequeño Editor

Guía con la cabeza en las nubes

 nubes-portada-720x572  

 

 

 

    
 

   

 

Propuestas para disfrutar Con la cabeza en las nubes en el aula

 

Mientras urdíamos Con la cabeza en las nubes, nos dimos cuenta de que buscar formas en las nubes es unjuego que atraviesa el tiempo –hacia lejanas infancias – y el espacio –en los cielos de distintos países. ¡Y nadie lo había puesto hasta hoy entre las tapas de un libro!

{AC} 

EL DESAFÍO DE INCLUIR MATERIALES NO CONVENCIONALES EN EL AULA

 

Con la cabeza en las nubes es un libro que propone, por medio de la experiencia, un acercamiento entre la ciencia y el arte. Así, a lo largo de sus páginas, cada lector podrá poner su cabeza en las nubes con mirada de artista y con mirada de científico. No es un libro pensado para el aula pero, justamente por ese motivo, puede ayudar a generar situaciones valiosas en este ámbito. Les presentamos solo algunas sugerencias para esta inclusión.

 

EN EXPRESIÓN PLÁSTICA Y LENGUA

 

El cielo del aula: confección de frisos.

 

En la primera parte del libro se desarrolla un juego tan sencillo como universal: buscar formas en las nubes. Para cada nube, el libro presenta dos páginas: una foto y la misma foto intervenida por un artista.

 

Con una sencilla consigna, se invita al lector a intervenir a su vez la “nube en blanco” plasmando su propia mirada. ¡En el aula este juego se potencia!

  • Podemos entregar a cada alumno una fotocopia con la foto de la nube no intervenida para que plasme en ella la forma que ve. (En cada caso, el docente decidirá si mostrar la imagen del dibujante antes de que empiecen a dibujar o después. Los textos del libro tienen propuestas diversas en este sentido y pueden ofrecer “letra” para el trabajo con los chicos.)
  • Entre todos o en forma individual, se lee e interpreta la consigna.
  • Con las nubes dibujadas de todos los chicos se arma un friso.
  • Se comparte y comenta la observación del friso en dos direcciones: 1) Se aprecian las imágenes de todos. El docente puede incluir entre estos dibujos el dibujo tomado del libro, poniendo en pie de igualdad todas las lecturas. Se comentan, explican, comparten. 2) Se experimenta la riqueza de la subjetividad humana: la nube fotografiada es la misma, pero no todos encontramos en ella la misma forma.

Este juego se puede volver habitual en el aula, página a página, hasta completar todas las páginas del libro entre todos.

 

Puede continuar –en el caso de que la escuela o los chicos cuenten con una cámara de fotos digital y una computadora– con fotografías tomadas por los chicos de sus propios cielos. Las fotos seleccionadas se vuelcan en la computadora y luego se imprimen.

 

Se puede bajar fotos de nuestro blog www.librolacabezaenlasnubes.blogspot.com para seguir jugando.

Y por supuesto, la fuente más inagotable de imágenes de nubes, más universal y económica es el cielo. Solo se precisa salir al patio y alzar la cabeza.

 

 

Dibujar con palabras sobre el cielo

 

El juego de “dibujar” mentalmente la nube que está en el cielo desarrolla el poder de observación e imaginación. Pero al momento de “mostrarle” a un compañero la forma que vemos en las nubes, como no podemos recurrir al lápiz, debemos recurrir al lenguaje: es necesario explicar con palabras lo que se ve. De este modo, esta segunda parte del juego se vuelve un poderoso incentivo para el desarrollo del lenguaje, ya que la posibilidad de mostrar lo que vemos y convencer al otro para que nos siga, depende exclusivamente de nuestro manejo de la lengua. Y como ocurre en los juegos reales, el tiempo es acotado: si nos demoramos demasiado, el viento cambiará la forma de nuestra nube y habremos perdido la partida.

  • Invitamos a los chicos a salir al patio de la escuela a observar formas en las nubes.
  • Por parejas, cada chico deberá “mostrarle” la forma que encontró en las nubes a un compañero y viceversa.
  • Luego, en ronda un chico “mostrará” su nube a todos. Si el alumno tiene dificultades para explicar con palabras la forma descubierta en las nubes, el docente lo puede ayudar por medio de preguntas o proponiéndole palabras que no forman parte del léxico del chico.
  • Los chicos dibujan en su cuaderno la nube que han “atrapado” en el cielo y la describen por escrito.
  • Esta actividad puede realizarse muchas veces para que todos los chicos tengan la oportunidad de “explicar” la forma de su nube con palabras y, por medio de la práctica continua, desarrollar diversas habilidades de manejo del lenguaje.

 

Antología de nubes

 

Con ayuda del bibliotecario, el docente y la web podemos armar una antología de textos literarios en los que las nubes estén presentes. Sin duda, después de una convivencia tan profunda, la palabra de los escritores nos resultará más reveladora.  Para arrancar la búsqueda, este fragmento de un poema-libro de María del Carmen Colombo, que tiene a las nubes por protagonistas.

 

Los sueños del agua (fragmento)

 

Como peces de espuma

unas nubes muy blancas

navegan  lentamente

en el cristal del agua.

 

Los chicos se amontonan

alrededor de un charco

para verlas pasar

por el cielo celeste

que refleja el agua

cuando duerme.

 

Lentamente se mueven

muy blancas, esponjosas

al compás de la música del sueño

 

la música callada

que los chicos escuchan

cuando las nubes pasan.

María del Carmen Colombo, Los sueños del agua, pequeño editor, Buenos Aires, 2010.

En la bella zamba de Atahualpa Yupanqui, un tipo especial de nubes, causa la tribulación del protagonista. ¿Qué son las cerrazones? ¿Dónde, cuándo ocurren? Un verso de Luna  tucumana nos invita a investigar…. y a revisitar este clásico.

 

 

Luna tucumana (fragmento)

 

Ay lunita tucumana
tamborcito calchaquí,
compañera de los gauchos
en las sendas de Tafí.

Perdido en las cerrazones
quien sabe vidita
por donde andaré
mas, cuando salga la luna,
cantaré, cantaré.
A mi Tucumán querido
cantaré, cantaré, cantaré.

“Luna Tucumana” (Zamba), Atahualpa Yupanqui, letra y música

 


 

CORTECOLUMNA

 

Escritura de adivinanzas en torno a las nubes

 

La adivinanza es un tipo de texto muy interesante para explorar y poner en relación lo artístico y lo científico. Para escribir una buena adivinanza es necesario conocer a fondo el objeto que se presenta, sus características fundamentales. En este sentido, se pueden escribir adivinanzas cuya respuesta sea “nube” o –luego de la lectura del apartado informativo del libro y de un intenso trabajo de observación– , adivinanzas cuya respuesta sea “cumulus nimbus”, “cirros”, “niebla”, “estratos”, “lluvia”, “granizo”, “nieve”,  etc.

 

Para escribir una  adivinanza, se pueden seguir estos pasos:

  • Decir muchas adivinanzas hasta familiarizarse con el género.
  • Según la edad de los chicos, realizar un análisis textual, ver “cómo están construidas”.
  • Elegir el objeto. Escribir una lista de sus cualidades más notorias.
  • Buscar similitudes entre las cualidades de esa lista y otro objeto; tratar de que haya por lo menos dos similitudes. Por ejemplo: la nuez

Arca cerrada de buen parecer

que no hay carpintero que la sepa hacer

Cualidades

Fruto de un árbol

De madera

Cierre hermético

Forma redondeada

Pequeña

Alimento de las ardillas

 

Similitudes

Nuez y arca: madera, cierre hermético

 

Nuez y huevo: forma redondeada, cierre hermético.

    • Describir el objeto sustituto (por ejemplo arca) de tal forma que aquello que se diga de él también pueda decirse de la respuesta de la adivinanza.
    • Rescribir la descripción buscando juegos de palabras, rima y ritmo.

 

EN CIENCIAS NATURALES

 

Reconocer las nubes

 

Además de las imágenes que cada cual proyecta sobre ellas, las nubes se clasifican en grupos según sus formas y alturas. Este libro tiene un apartado, “Con la cabeza de científico en las nubes”, donde se explica esta clasificación y se ofrecen buenas imágenes para identificar las nubes en el cielo. Sin embargo, antes de leerlo, proponemos:

  • Luego de muchas observaciones, invitamos a los chicos a realizar sus propias clasificaciones de nubes. Para lograrlo, deberán: 1) distinguir entre los rasgos de las nubes aquellos que les permiten agruparlas; 2) explicar y fundamentar su clasificación.
  • Recién entonces, leemos juntos “Con la cabeza de científico en las nubes”, donde se explica la clasificación “universal” de las nubes. Esta lectura puede apoyarse constantemente en la observación directa y dar lugar así a una experiencia de lectura abierta a la realidad. Para lograrlo no se precisan materiales sofisticados ni viajes a lugares remotos: solo salir al patio de la escuela.
  • Después de la lectura, los chicos señalan en este póster las nubes que “aparecen” en el cielo del patio.
  • Realizan un póster con las nubes del cielo de su localidad y dibujan de modo realista las nubes que efectivamente observan.
  • Para los chicos más grandes, podemos atrevernos con una pregunta: ¿por qué la cabeza de científico mira de modo distinto el mundo? ¿Cómo mira? 

 

Investigar las nubes

 

Las nubes forman parte de nuestra experiencia cotidiana. Son, sin embargo un complejo fenómeno para cuya comprensión se precisa el auxilio de diversas disciplinas científicas. En el aula, pueden volverse un objeto de estudio privilegiado para plantear preguntas, contrastar las hipótesis de los chicos y las respuestas que la ciencia propone.

  • A lo largo de los días, podemos proponer la observación directa de fenómenos diversos: nubes de distintos colores,  nubes de distintas formas, distinto tipo de precipitaciones (lluvia, llovizna, granizo, etc), cambios en el cielo (cielos despejados que se cubren de nubes y vicerversa), niebla que se despeja o cierra, cerrazones, etc.
  • En un cuaderno o libreta, cada alumno registra los fenómenos observados con dibujos y textos propios.

A partir de las observaciones, el docente y los alumnos se plantearán preguntas. Por ejemplo:

¿De qué están hechas las nubes? ¿Y por qué se ven blancas?

¿Cuánto pesan? ¿Cómo se sostienen?

¿A qué altura están las nubes?

¿Qué forma tienen las gotas de lluvia? ¿Por qué?

¿Por qué se forma el granizo?

¿Por qué se forma la nieve?

¿Por qué llueve?

¿Por qué a veces no llueve aunque haya nubes?

  • El docente invita a los chicos a plantear hipótesis que respondan las preguntas planteadas. Se discuten las hipótesis en clase. Se vuelca por escrito el resultado de las discusiones.
  • El grupo lee el apartado “Con la cabeza de científico en las nubes” y revisa sus hipótesis, las contrasta, las corrige, las reinterpreta. Se producen nuevas conclusiones.
  • Se puede invitar a los padres o abuelos que tengan conocimientos sobre el tema a que los compartan con los alumnos (no necesariamente deben ser conocimientos científicos; los padres dedicados a tareas del campo seguramente tendrán mucho para aportar, de su propia observación y su acervo cultural)

 

Investigar las precipitaciones

El estudio de las nubes y el de las precipitaciones se encuentra íntimamente ligado. La investigación puede proseguir por alguno de estos caminos:

  • Llevar un registro de precipitaciones y relacionarlo con la forma de las nubes.
  • Construir un pluviómetro y medir las precipitaciones del año. Comparar las mediciones con registros de años anteriores.
  • Realizar predicciones acerca de la lluvia basándose en diversos indicios.
  • Investigar acerca de otras clases de nubes no descriptas en el libro. Relacionar los nombres científicos con los regionales, por ejemplo ¿qué clase de nube es la “cerrazón”?

 

 

 

 {/AC}

 

                  
 

Materiales:

  

 

    NUBES PARA TOD@S (ver video)

Judith Meresman (artista y docente) presenta en este video su nuevo proyecto, CINENCHUFE, un taller para niños con y sin discapacidad auditiva basado en Con la cabeza en las nubes.

   DIBUJANDO SOBRE NUBES (ver video)

Una actividad muy divertida para hacer con tus alumnos.

 

¡¡¡Mucha suerte!!!!   ¡Esperamos que estar en las nubes les sea muy fructífero!

 

 

Catálogo pdf


tapa catalogo 2017

Juegos

Juego cuentos del globo

Libros

Amigos

Identificate para comentar, compartir, ver precios y realizar compras.

Promos

No products found